Seguidores

domingo, 6 de enero de 2013

Una de las Gorgonas.



No fue Perseo, o todavía ni siquiera el tiempo quien mato a Medusa… en verdad fue su propia curiosidad la que la condeno a ser una estatua de piedra cedida entre museos que desconocen su real procedencia. Nadie sabe lo que ocurrió a ciencia cierta, salvo que fue un simple espejo como el usado por la mala de Blancanieves la causa de sus males.

Debió ser por eso de la edad y la feminidad asociada pero sucede que se miro en un espejo y ella misma se volvió de piedra logrando el sueño eterno de cualquier mujer de carne y hueso, la inmortalidad imperecedera.

Se olvido de una sola cosa por el camino, el movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...