Seguidores

sábado, 12 de enero de 2013

Poesía licuada.


Se desangra mi palabra
fluyendo de cada herida,
mana reptando la bañera
hasta el sumidero llega viva,
allí es donde se coagula.

Veo caer por la cañería
fragmentos de mi vida
sabor a metálica poesía,
se pierde sin decir nada
ni una despedida absurda.

Tan sólo me abandona
porque ya no aguanta
en mi pecho encerrada.
Por dentro me acuchilla
para brotar cual hiedra.

A esta ciudad inunda
envenenándola hasta
la última gota de agua
que sus entrañas corra
como silencio sin pausa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...