Seguidores

miércoles, 7 de octubre de 2009

Buenos días señor jefe.


Despierto y miro a la gravedad a los ojos… he vuelto a quedarme colgado en la luna y no pienso siquiera en buscar alguna manera de bajar… hay mala combinación y se tardaría mucho así que prefiero pasar el día aquí viendo al mundo girar debajo de mis pies.

Hace tiempo que no subía… tanto como las noches con libertad que se han perdido en el olvido. No se echan en falta o puede que demasiado, pero la cuestión es que ya no puedo escaparme todas las noches como hacia cuando era gato callejero… Me toca guardar reposo para que al día siguiente pueda ejercer mis labores.

Cuales no lo se… pero aquí arriba no hay cobertura así que espero que los del trabajo hagan una buena quiniela sobre mi desaparición para mañana… al menos así será divertido volver y ver quien es el que se le ha podido ocurrir que estuviese en la luna.

Esta claro que a mi jefe le dará un infarto mi sinceridad y puede que tanta le sirva para escribir un buen informe sobre mi demencia y las múltiples ausencias que según a mi parecer son justificadas.

Pero que sabe un hombre que no hace nada mas que dar ordenes, porque si lo hace puede que tuviese que gritarse a si mismo por su incompetencia. Así que sencillamente decide hacer su papel y nada más que su papel evitándose pillarse los dedos con algo que pudiese arrancárselos de un bocado.

No comprende que hay gente que si puede ir a la luna… y es mas… la razón de que no fui a trabajar la anterior vez porque no recordé que era lunes… me parece tan digna como las lamentables historias que se prodigan en la empresa por los retrasos de 30 min… para mi es mas fácil decir lo que estaban haciendo. Quedarse dormidos.

Pero parece que es trabajar para alguien y todo el mundo tiene un escritor en potencia todos los días a primera hora… después la fantasía muere y la imaginación vuelve a meterse en una caja con más cerrojos que llaves en el bolsillo.

No es raro… pero no quiero que me metan en el mismo saco que a los troleros… porque ni a mi ni a pinocho nos hace ninguna gracia. Porque a ambos nos crecen cosas por causa de la mentira… Por lo que tratamos de no hacerlo la mayoría de las veces.

Este no es el caso que nos incumbe… y es que si estoy en la luna, sin cobertura ni Internet… como demonios piensan que podré comunicarme, no soy omnipresente como a mi me encantaría… yo no lucho contra las fatalidades del destino… sino que me uno a ellas para celebrar un día de libertad con omisión de deberes.

Y no es omisión si en verdad no lo puedes realizar, por lo que dejo que todos mis problemas caigan como globos de agua lanzados a plomo desde una azotea. Me gusta ver como revientan y resulta increiblemente simpático cuando salpicas a más de uno. También he abandonado todas las cosas que aquí arriba no tienen valor.

He extraviado deliberadamente el reloj para que nadie pueda decir que sabía la hora que era… ¿los informes que tenía que entregar sin falta?

Esos han sido quemados y es que claro, era cuestión de vida o muerte que encendiese una hoguera por lo que en el fondo debería ser un aliciente para ellos haberme salvado de la congelación.

Y en fin… he repartido mis dudas como si fueran caramelos precipitándose al vació… seguro que alguno al final del día termina naufragando en algún mar sin nombre sin saber como ha llegado allí.

Pero yo… pienso no hacer nada… es mas… ni siquiera quiero pensar… voy a tumbarme en la fina arena de plata y dejar que todo de vueltas sin ningún control establecido… voy a ver a las nubes hacer una historia de mimos y como no… esperar a Goliat para jugar al lanzamiento de piedra hasta que no pueda mas.

En verdad no he perdido el ultimo transporte a la tierra… sino que lo he obviado… bastante tengo con que me crean la verdad como para no inventarme parte de la historia… y es que… a todo el mundo se le escapa una oportunidad para ir a casa.

El asunto es que mientras que la dificultad de volver al planeta sea suficientemente superior al incumplimiento de mis deberes. Estoy a salvo, porque bien sabe Dios que el que este libre del pecado tire la primera piedra.

Lo se porque Dios esta a mi lado sentado con una cerveza… y los dos nos hemos reído bastante al ver a mi jefe salir de la casa de su amante sin que su mujer sepa donde había pasado la noche.

Ahora mi argumento se estrella contra el muro de sus falacias… él lo sabe y mi reloj también… no falla, a las 7:45 estaba corriendo hacia su coche para no llegar tarde. Así que habiendo estado presente y teniendo suficientes pruebas que limitan su inocencia… a ver si tiene narices como pinocho a decirme que no es verdad lo que digo.

Vuelvo mullido un montón de arena que me servirá como almohada improvisada. Dios me da la enhorabuena por haber ganado antes de jugar la partida… me da un abrazo y se va a reírse de algún desgraciado que piensa que esta loco porque escucha voces.

Y es que hasta Dios tiene un raro sentido del humor los jueves por la mañana… Menos mal que llega el viernes y entre excusas y acusaciones preveo que lo del asunto del informe podrá escurrirse hasta el lunes que viene.

Sonrío alegremente porque desde aquí arriba se ven todos los fallos que la gravedad disimula abajo. Y es que nadie puede decir que no tengas unos ojos que te observen, porque el secreto de todo es saber donde y cuando se produce una buena historia que contar.

Solo hay que abrir bien los ojos y dejar que caiga en la trampa. La paciencia del cazador de gamusinos se ve recompensada cuando captura idiotas con un cazamariposas buscando lo imposible… y es que no hay persona mas simple que hace las cosas sin preguntarse el porque.

Mañana simplemente diré… Me ausente del trabajo, no por problemas personales y mucho menos de la salud. La cosa es que me quede aislado en la luna y tú no estabas ahí ni en tu propia casa para poder comprobarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...