Seguidores

lunes, 11 de marzo de 2013

El señor don gato.

Ya no vienen las noches con sus estrellas
hace ya que me dejaron desnudo a solas
miro al cielo del pasado
y solo encuentro vació
denso y frío cual hielo.

La soledad es la alfombra
de mi alcoba de madrugada
muy usada para devolverla
demasiado confortable para perderla de vista
aunque la memoria se pierda por cada esquina.

Pero ella permanece ingrávida allí tirada
porque forma parte esencial de la historia
sin ella no tiene significado
por ser a su vez su veneno
y también su mejor antídoto.

Para siempre nada dura
reza hasta el viejo papa
el silencio siempre perdura
guardando su sentido secreto a solas
para que lo que una bajo su vientre la luna
no lo separe nadie que no sueñe por la mañana.

Se que me sobra una línea
o puede que sea una vida.
La verdad es que no importa
porque mientras el gato camine por la cornisa
sólo la soledad sabrá si le queda alguna vida
escondida en algún bolsillo de su chaqueta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...