Seguidores

martes, 19 de marzo de 2013

Asesina de unicornios.

Ella era la reina de la química
calmaba mi sed con bromuro
y para matar a mi niño interno
me daba la píldora anticonceptiva.

La locura era su madrugada despierta
atormentando a un insomne perenne
con mordiscos durante toda la noche
y cafeína en vena la siguiente mañana.

Para mi dolor reservaba la morfina
y con anfetaminas alegraba mi pena
sus dosis de mi alcance escondía
para que mi mono no volase sin ella.

Cuando se fue se llevo su maleta
esa tan mágica como la mejor leyenda
cierro los ojos e intento recordarla
pero en mi sangre nada queda ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...