Seguidores

domingo, 3 de febrero de 2013

La vida YA NO es bella



La existencia parpadea como una bombilla hasta que el filamento decide quebrarse y llega la oscuridad sin que nadie la espere. Las cosas buenas tienen caducidad a diferencia que las palabras que brotan y siguen haciéndolo hasta que alguien generalmente cansado le pone punto y final. Digo cansado por no decir vago, porque a veces hay ocasiones en que empiezas y no puedes parar… y no es que todo lo que se tenga que decir valga la pena o sea importante. La mitad o algo más esta lleno de paja que une una cosa y otra manteniéndote en vilo.

O puede que generando todo lo contrario porque últimamente desde que la tecnología es finita se tiende a sintetizar todo en pocas palabras. Pero no soy muy de haikus y mucho menos de whatsapp, de este último no por nada especial, sino porque alguien me dio dedos como pollas y con esos digitales lo mínimo presionable es una tecla del teclado valga la redundancia, porque las de un móvil las voy pulsando de cuatro en cuatro.

Y si, soy de sintetizar, así como de dar excusas a pesar de que una y otra estén divorciadas, porque mis excusas son como la charla del rey. Largas y llenas de agujeros de gusano por el que poder continuar en el caso de que me corten la rama principal. Supongo que todos tenemos una hidra de múltiples cabezas viviendo dentro en alguno de nuestros talentos.

Al igual que un boxeador se levanta una y otra vez de la lona para seguir con ímpetu hasta lograr una victoria o el propio K.O. en cualquiera de las direcciones. La verdad es que su ejemplo es de los más dolorosos que hay, porque una vez estas tocado, tienes casi todas las papeletas de volver al caer al suelo y continuar de esta manera mientras fuerzas le queden a los adversarios.

Yo nunca fui mucho de pelearme físicamente, porque no aprendí a  medir el fin de las cosas y tampoco se me da muy bien eso de dejar algo a medias o siquiera controlar mis fuerzas. Por lo que no me he metido en demasiados problemas a pesar de ser un gallo de pelea verbal que suena a chaparrón torrencial en mitad de un día soleado. Quizás sea capaz de hacer mas daño con palabras que con los puños, pero aun no me dio por pagar el pato con nadie. Dentro de mí junto a mis bestias hay demasiado mal como para compartirlo con el mundo. Prefiero ser egoísta y comérmelo solo con una cuchara como si fuera una tarrina de helado personalizado.

Su sabor?

Sabor a lágrima salada, con un toque de dulce venganza y el amargor que aporta la áspera realidad que cada día parece más mierda que el anterior. Y no es porque a todo hijo de vecino le de por decir que todo es debido a causa de la crisis. O que en parte sea culpa del gobierno anterior, o puede que sea la del siguiente. Pero en verdad todo esto que nos sucede es por ser ESPAÑOLES, y no es un insulto para nada, es porque somos la raza más deleznable que existe. Hipócritas, necios y envidiosos que piensan que lo que escucharon en sus casas es la verdad absoluta y la Biblia el manual de uso adaptado a la vida actual, cuando ciertamente, somos tan obsoletos como una escoba frente a una aspiradora.

Lo nuestro es lo mejor, por eso nos creemos superiores a que?

A nada… sencillamente porque somos el vertedero del mundo, ese lugar calido y barato donde la gente de otros países viene a disfrutar de lo que tenemos, y de paso a echarse unas risas de casi todo lo que nos caracteriza. Vivimos anclados en el pasado, alimentándonos de algo que ya esta en mal estado hace mucho tiempo. Demasiado pienso yo. En el colegio nos enseñan que este país fue de los más importantes del mundo antes de que a nuestros reyes les diese por copular entre la misma sangre hasta obtener subproductos tan endogámicos que brillaban por la ausencia de inteligencia alguna que llevar esto hasta el siguiente nivel.

Pero a pesar de todo, siempre quedará gente infravalorada con aun más valor que nuestras mejores joyas, porque si miras la palestra televisiva, a veces que la luz se funda, es deseable para no ver como residuos sociales ganan más dinero en un programa digno de la abuela del visillo de lo que puedan llegar muchos a ganar en un mes. Y como al gobierno le da por sacarnos de la crisis aumentando los precios y dejando que nos bajen los salarios hasta cotas inferiores al 2007, sin que ellos den ejemplo. Pues digo yo.

Que me den un sobresueldo, porque hay tanto dinero negro como fuga de capital bien sea a paraísos económicos como a países subdesarrollados. Esto se ha vuelto cada día más como la hucha del mundo. Algunos meten monedas y el resto, ya se las apaña para sacarlas. Sólo espero que antes que a nadie le de por darnos un martillazo y volvernos a lo que somos, el polvo de la historia y el esperpento de la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...