Seguidores

miércoles, 27 de junio de 2012

Ace of Ases.

Juega todas las partidas con la fe de ganar y la confianza de poder hacerlo, tiene escondido a su rey dentro de una torre a sabiendas que allí dentro nadie que no tenga un barril de gasolina puede hacerle ningún mal. Las paredes de su muralla son tan gruesas como los pilares de las autovías… tal despropósito de blindaje nunca fue por miedo ya que de eso ni tenia, simplemente porque cada año le gustaba dar una capa más para afianzar las grietas que pudiera causar el tiempo.

Por mucho que sus defensas sean formidables, no tienen nada que envidiar de su ataque. Sus caballos son mundialmente conocidos y normalmente son los más nombrados en las encuestas de fin de batalla. En el ranking de las cosas que dan más miedo hace años que sustituyeron a la misma muerte, porque ella al menos te da la paz… en cambio ellos te pisotean y te dejan ahí tirado sin acabar con tu sufrimiento. Y es que es comprensible, porque no quieren quedarse atrás de sus competidores y amigos.

La reina morbosa con sus medias de rejilla, ha causado tantos infartos que últimamente debe de llevar un cartel colgado al igual que el tabaco advirtiendo de que es perjudicial para la salud, y es que es justificable ya que con el rey encerrado, ella va donde quiere y cuando lo desea, siempre acompañada de sus fieles escoltas que están a medio paso entre Bud Spencer y Terence Hill y la pareja de Samuel L Jackson y Travolta en pulp fiction porque de alguna forma rara siempre van cruzados. A ellos no les importa y a mi tampoco.

Son gente de esa con la que sales de fiesta y sabes que no habrá ningún problema en el horizonte que te lleve hasta el próximo amanecer. Te puedes olvidar de todo e ir a tu bola, porque ya se encargarán ellos de ganar la partida sin causarte demasiados problemas. Las bajas a veces son necesarias pero ellos nunca abandonarán a ningún amigo por muy difícil que estén las circunstancias, sencillamente se sacrificarán antes de ver caer a cualquiera de su misma sangre.

Cuando salgo a jugar con los otros niños, me olvido de que el mundo tienes sus peligros, para nosotros todo es aterciopelado y recubierto de mullida goma para que nada pueda dañarnos. La suerte a veces es como la justicia, se obtiene reduciéndolo todo a fuego muy lento hasta que el resultado es como un elixir de Peter Pan para los que salen de trabajar al siguiente día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...