Seguidores

sábado, 6 de abril de 2013

La dama nocturna.



Sale todas las noches hasta cuando no puedes verla… baila entre la oscuridad como una estrella que te susurra atrayéndote cual canto de sirena. Brilla y te seduce con sus curvas hasta que el deseo llama a tu puerta. Te abalanzas a abrirla echo un poseso sin voluntad propia… y la locura te invade convertida en el más dulce de los néctares. La noche se ilumina desde su vientre, fundiéndose al contacto de unos dedos temblorosos.

Mancillarla nadie puede… satisfacerla sólo unos pocos, se puede leer en su cuerpo desnudo el cuento de las noches eternas escrito a fuego sobre su piel. Los mejores momentos de su historia ruborizarían hasta a un ángel, el resto es digno de los demonios. Se marcha sin despedirse ni abandonarte porque nunca fue tuya… lo único que queda es pensar en volver a encontrarte con ella y con un poco de suerte durar un día más, en el que ella limpiará su pecado por la mañana dejándolo filtrarse por el sumidero hacia las alcantarillas.

Cuando caiga el sol ella volverá a cargar con sus armas, invencible y segura de que esa noche encontrará a su príncipe de brillante armadura, quizás concienciándose de que aunque termine acostándose con cualquiera menos apropiado, siempre le quedará otra oportunidad al siguiente ocaso y así continuadamente mantenerse fiel a la idea de dormir alguna madrugada con ese que lleva buscando desde que el hombre se bajo de las ramas. Puede que sea una soñadora… tal vez lo sea, pero yo sigo mirando por la ventana a cada anochecer hasta encontrarme con ella allí donde no nos encontrarían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...