Seguidores

viernes, 27 de diciembre de 2013

Fin de fiesta…



Otro año más en el saco de la vida y vuelvo a empatar el resultado con el tanteo anterior. Llegados a estas alturas es curioso que no logre callarme nunca y en el caso de los textos, sólo sea capaz de escribir algo (ya ni siquiera decente) una vez cada tres días. Creo que debe de ser porque me estoy haciendo viejo y en verdad cada vez tengo menos tiempo para dedicarme a mi mismo.

Ya tengo el nuevo calendario preparado y ya casi en place casi todo lo que dura entre hoy y el fin de año, pero lo de sentarme a escribir cada vez es más complicado y esporádico.

Nada tiene que ver que el número de mis lectores este parpadeando y tendiendo a cada vez más próximo al cero que al infinito. Sonrío y pienso que cuando me muera puede que deje mucha paz en el mundo, o puede que me haga famoso… cosa que dudo por la calidad de mis palabras. Quizás agoté todas las minas de oro en el pasado y lo que queda ahora es más paja que otra cosa, que brilla pero no tiene apenas valor.

Yo sigo bailando e intentándolo día a día mientras que los que empezaron a la vez… disfrutan de sus retiros bien merecidos mientras que yo sigo en mitad de la palestra esperando el veredicto de un jurado plagado de caras con pocos amigos. Pero lo importante es no parar hasta el final y ese todavía no ha llegado.

Puede que mis textos ya no tengan la frescura de antaño, pero un servidor siempre mantendrá las puertas de la posada abiertas a cualquier cliente que ávido de lectura se presente inconsciente debajo del umbral y decida pasar, porque desde que yo le doy a enviar… todo lo que sucede durante es algo que no puedo controlar y que ni siquiera querría hacerlo, ya tengo bastante con mis cosas para encargarme encima de las del resto.

Se acaba el año estrenando mis treinta que por ahora no han sido tan malos, las cifras son iguales que el cuerpo, nada es lo que parece hasta realmente importa, así que mientras no pierda la sonrisa, no estará nada del todo perdido. Ajusto las cicatrices de mi cuerpo como un puzzle y después mediante un diagrama de flechas enlazo cada accidente con un pie de foto que merezca la pena, porque de alguna manera.

Siempre habrá alguien que de casualidad le interese una historia de las que ronda por mi cabeza. Son como pastillas contra el tedio mezcladas con un toque de fresa, otras veces con sabor a lima y otras tantas a cerveza… Porque mientras quede gas… al menos se puede hacer una última hoguera y sino al menos intentarlo de la mejor manera posible… ya que siempre queda una forma de escapar… salir por piernas.

Pero no será hoy, ni siquiera mañana. Simplemente será una cruz más sobre el calendario y un recuerdo que olvidar dentro de la cabeza. Así que antes de perderla del todo. Felices fiestas y espero que el año que viene empate para no caer en decadencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...