Seguidores

martes, 28 de mayo de 2013

Huele como el roquefort pero es español.



Se rompe el cielo en mitad de la primavera y el frío retoma de nuevo su última guerra hasta el otoño siguiente, el mundo poco a poco se va volviendo tan loco como un grupo de iluminados que tratarán de salvar el casquete polar de su expolio quizás muy tarde. La clave esta en que Europa da la razón al actual gobierno español cuando todavía no esta claro si esta tan corrupto como lo que se pudre en los vertederos de medio mundo.

Los de arriba sobreviven pisoteando la dignidad y el esfuerzo de los de abajo por no terminar con la soga al cuello, dicen que es como caminar sobre el mar o sobre una marea de personas en mitad de un concierto porque desde la superficie el dolor es solamente un termino desconocido que aparece en los diccionarios. Siguen estrujando porque ellos llevan traje y corbata y quieras o no ganarán ó al menos estarán vestidos correctamente para su funeral bien pagado.

Pero no importa, media vuelta más y el silencio se romperá gracias a todos esos huesos fracturados a causa de un torniquete demasiado apretado. De todas formas sigue existiendo la sanidad pública y ya que la pagan podrán beneficiarse de un sistema que no se ajusta a la ineficiencia de unos funcionarios elegidos casi a dedo y que por nada del mundo reciclarían su ausencia de querer superarse.

Nos quejamos de vicio sin realmente hacer nada por cambiar las cosas. Eso si ya hay banda sonora para las olimpiadas de Madrid 2020, cuando de verdad deberían honrar a este país declarando la caza del defraudador como deporte nacional igual que ocurre con el zorro en gran bretaña. Nuestra fauna parece ser tan sagaz como la extranjera pero no tienen la capacidad de pasar desapercibidos porque dejan un sendero de pistas que responden al morbo de ser descubiertos para colocarse una medalla de si, fui yo.

Y puede molestar igual que lo consigue una china en el zapato, pero sigue siendo la hipocresía de los cobardes tanto a un lado como otro del sistema la que más me indigna. Hay mucha gente que quiere trabajar y no puede porque no hay sitio, pero la que más jode es la que puede hacerlo y no quiere porque ese puesto apesta, los de fuera deben de tener el olfato muy poco desarrollado porque escogen los empleos al servicio de un empresario corroído que explota a sus peones por el mínimo autorizado por no hablar de un b tan conocido como negro que hace daño a todos.

Mientras que la decencia la cure la iglesia y robar sea el ejercicio preferido el resto de la semana el mundo vale la pena tanto como una buena patada en los cojones. Si me declaro apostata de la sociedad actual no me señales con el dedo y únete, porque si acabamos todos al otro lado, las ovejas negras minoría absoluta quedarán aislados del rebaño y entonces, quizás el sueño de cazar aquello que apesta este a punto de cumplirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...