Seguidores

miércoles, 2 de octubre de 2013

Marchando.



Dicen que si no lo intentas nunca pasará. Así que te pones a ello para no ser otra vez quien aguarda en la barrera. Desde allí sólo salpica la sangre y por mucho que veas, y aprendas simplemente resta salir a fuera a intentarlo por tus propios medios.

Lleva tanto tiempo metido en un bunker que le cuesta horrores despegar todo ese polvo sedimentado capa a capa durante décadas. Es la hora de poner en práctica todas esas horas de observación. Las extremidades le pesan como si fuesen anclas adheridas a las paredes de la cueva, pero la intención es como un látigo que le hostiga por dentro hasta que sus músculos rompen la quietud y  se mueven lentos como un planeta pero tan poderosos como ellos hasta que fracturan los anclajes que les mantenían presos.

Despierta el jinete de su cautiverio. El fuego comienza a forjarse dentro de sus pupilas hasta que el conjunto se yergue de nuevo sobre sus piernas y sus brazos se adecuan de nuevo al movimiento desentumeciendo sin duda hasta un alma aprisionada entre pecho y espalda. El combate se fragua al fondo… suenan los metales y las lenguas de fuego. Hoy no quedará nada que no haya sido inmaculado por el efecto sanador del fuego. Un cuarto de siglo manteniendo a la bestia bajo el control que aportan las cadenas, para por fin soltarla hasta que empiece la nueva era.

Bestia inmunda sin piedad ni arrepentimiento, conteniendo dentro la sabiduría concentrada entre los pestañeos proferidos por su petrificada mirada que durante tanto estuvo contemplando sin mediar acción alguna. Ahora libre ajusta el traqueteo de sus huesos devueltos a la inercia del que no conoce la palabra stop. Sonríe de nuevo conocedor que no se retomará la paz hasta la madrugada del siguiente día donde las tropas de ambos bandos van a descansar después de la paliza apocalíptica que se retomará a cada atardecer hasta que el domingo baje Dios y reparta las nuevas tablas.

Entonces ya será imposible devolver al pasado nada porque no hay nada que pueda detener a alguien cuyo sueño se trata de seguir bailando hasta el final le pese a quien le pese con la fe del que tiene la razón y las herramientas necesarias para que imposible sea el calificativo denotado a su captura y confinamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...