Seguidores

jueves, 3 de octubre de 2013

J. J.



 

Aún recuerdo la primera vez que te escuche
y como se revolvieron mis tripas con tu arte
esa voz que podría hasta librarte de la muerte
pero tu descansas en todas y ninguna parte
para no conocer mañana nunca ni el presente.

Amargo tormento el no haber podido conocerte
porque tenias el tono para mi corazón sangrante
ya que mientras tu me cantas en la ducha no late
dejando que sea el agua y de ti mi propio deleite
para que al día siguiente viva en mi tu simiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...