Seguidores

martes, 9 de julio de 2013

Resurrección



Después del pecado viene el perdón. Aunque cuando no ha sido más que una buena turcia a base de todos los alcoholes del mundo superando la del compañero de derecha e izquierda, no hay mucho que disculpar y si muchos abrazos.

Ahora toca recuperarse de un fin de semana largo lleno de barbacoas y vasos dobles con hielo, pero también toca colocar cada recuerdo en su sitio adecuado con unos días de retraso en todos sus aspectos. Se echaba de menos una reunión de esas en la hasta se acabo pescando a las seis de la mañana el domingo, pero como los peces no pican cuando uno va borracho, porque sencillamente les da vergüenza caer tan bajo. Cazamos en cuatro horas unas diez ranitas en el lago para pasar el rato.

Unas se escaparon otras con mejor suerte recibieron la libertad no mucho después pues nada se podía hacer con anfibios tan enanos, pero al menos mantuvieron a dos colgados con falda saltando de uno a otro lado detrás de una presa tan pequeña que acertar al punto medio de sus gemelos era bastante complicado.

Pero en fin, de que se va a quejar un niño que dispuso de tantas piscinas en un finde tan ameno. No faltaron las cartas ni por supuesto las putadas de madrugada a ritmo de almirez hasta el amanecer, ni tampoco los desnudos que para variar siempre eran de los mismos. Sólo se echo en falta al señor del tres con sus dados porque con una afición tan grande como la que demostraron lo asistentes no necesitaban un juego para beber sino que lo hacían por propia voluntad.

Matamos a tiros al dragón que vino después de liquidar la botella de absenta rojo y exterminamos a la legión de moscas que durante tres días con sus noches nos asaltaron mediante la cámara de gas selectiva proporcionado por un aerosol. En el cielo las golondrinas nos ayudaban con los refuerzos y no eran otras que una decena de grandes gecos los que nos ayudaban desde los techos y las paredes como ejército pseudo terrestre.

Un billar, un futbolín, una mesa grande rodeada de sofás y la de pimpon que nunca se quedo sola, además de una piscina sin reglas hicieron las delicias de diecisiete treitañeros sin sombra ni culpa alguna.

Pues claro que tenían sombra pensareis en voz en off…

Pero siento llevaros la contraría porque muchos no vieron el sol y otros tantos de tan doblados que iban colapsaban a sus sombras continuamente. Pero no les convierte en seres de goma, sino a la raza de las esponjas andantes que vagan por el fondo del mar. Sólo que una manada de manchegos de pura cepa optan por otras formas de cumplir su función.

Y es que… los novios se lo pasaron como dos niños incluso yendo esposados a base de bridas por ser ilegal adquirir unas esposas buenas de metal. Sus trajes de flamenca se ajustaban a la perfección a sus sinuosas siluetas y el resto con nuestra falta roja escocesa y una camiseta verde a juego con la ocasión, hicimos de un buen escuadrón de bebedores que ayudaban en lo que se necesitase. Sigo intentando colocar cada ficha en su posición, pero siguen sin encajar muchas piezas. Ahora con la llegada de las fotografías empiezan a visualizarse mejor el rompecabezas, pero en todas salimos sonrientes, así que por lo menos deduzco que fue genial la despedida.



P.D. Mi hermano Peri no sale porque esta haciendo la foto. Muchas Gracias!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...