Seguidores

jueves, 11 de octubre de 2012

Viernes negro.



Cuando deje de ligar ya había logrado una buena libreta llena de cifras y letras y no es de esas apodadas “negra” repleta de teléfonos de tantas mujeres que se amontonan en cada inicial de la agenda. La mía en cambio estaba hasta los topes de estadísticas informativas que hacían referencias a los diversos caminos a escoger al empezar una conversación ajustadote a los diferentes espacios temporales.

Evidentemente no se puede ir arrasando Madrid, en un velatorio a las doce de la mañana de domingo, ni tampoco se puede ser del todo inocente cualquier noche a partir de la hora de las brujas.

Todo eso esta bien estructurado en las diferentes secciones que iban desde frases al más fresco estilo de los punzones de hielo, hasta las mejores líneas para atar a cualquier mujer al cabecero de su cama o donde sea. Por supuesto contiene un repertorio de susurros endemoniados entonados en voz grave catalogados por la escala Richter. El primero es suave como el terciopelo bajo un suspiro continuo y tan leve que a penas mueve el pelo… y se va incrementando nivel a nivel hasta que la voz llega a ser tan profunda que retumba en la piel que queda a quemarropa.

Es inevitable no tener una diferenciación gradual acorde a la pirámide de población fundida a su vez a un triangulo isósceles invertido a modo de lo que representarían las ganas de recibir/dar amor o atención. Aunque la verdad es que ese grafico por si sólo sería como darle un rifle a un mono y esperar a que acierte a tres dianas a distintas alturas.

Aislado no deja de ser un dibujo parecido a una insignia. Pero si le extrapolas otros gráficos complementarios como horario aproximado y día de la semana. Se pueden empezar a localizar resultados acordes a lo buscado… A pesar de todo, realmente todas estimaciones no tienen nada que ver con que vaya a haber suerte o no.

Eso es algo personal e intransferible… Ni siquiera tiene relevancia total la apariencia física que se tenga si se sabe ajustar las posibilidades, porque por muy desagradable que seas en apariencia, si tienes algo de cerebro (“básico” como para contar del uno al cien sin trastabillar o decir el abecedario completo….). Podrás por arte de magia valer globalmente mucho más que algunos desgraciados agraciados con belleza y no inteligencia, o peor aun… con belleza y poco de cualquier atributo que te pueda convertir en humano.

Llegados a este punto hay que hacer un inciso.

La existencia del Homo Sapiens-Vulgaris, no es necesaria… Es imprescindible para la supervivencia de la raza Sapiens-Sapiens. Porque si las mujeres no se llevasen a engaños con todos esos canallas, granujas, malotes y sinvergüenzas. El resto de “hombres” del planeta se extinguirían sin dejar más rastro que el de inventos, historias y textos escritos que les convertiría en los nuevos faraones modernos.

Concluido el inciso, si algún macho se ha sentido ofendido. Puede… tirarme del dedo cuando quiera.

Aun así, a veces echo de menos que esa maldita libreta llena de éxitos y fracasos se pase el día guardando el cajón de la mesilla a la vez que se llena de polvos.
En ocasiones… la secuestro y la meto en mi bolsillo… La leo mientras voy en el metro o estoy sentado en la mesa de un café con una cerveza y un cigarro, o en esas veces que uno se va a un parque a tomar el aire o en una plaza concurrida.

La gente viene y va, algunos se dan cuenta… otros quizás tarden siglos en enterarse de lo que sucedió a escasos metros de su existencia.

Yo sólo cierro los ojos y recuerdo, lo que era robar sonrisas a las chicas de la universidad y almas a las usuarias con los dientes más afilados. De cómo las edades subían y bajaban dependiendo de los grados de oscuridad combinados con mis ganas de mantener una conversación interesante para al menos 2/3 partes de los presentes. O como me encantaba hacer de rabiar dándole la vuelta a las frases hasta que ella se daba cuenta que siendo sinceras ambas partes costaba quizás menos que seguir lanzando indirectas poco directas.

En fin. A veces leo unas cuantas líneas y me paso los siguientes días esquivando miradas indiscretas. Otras en cambio, hojeo un poco más y tengo que andar como un fakir por medio de la ciudad. Lo peor de todo… es que aunque haya pruebas de su existencia y sea el manual más temido y odiado tanto por mujeres como por la santísima iglesia que lo cataloga igual que al Necronomicón o otros evangelios oscuros.

Podrían venir, asaltar la casa y quemarlo. Puede que con algo tan sencillo se salvasen cientos de vidas… incluso miles de no detener la información que contiene por el riesgo de que cayera en malas manos. Pero aún destruyéndolo, no arrancarían la raíz porque todavía es delito sacrificar a las personas sin pruebas. Así que… suerte en el punte, no sea que os lleve la corriente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...