Seguidores

lunes, 1 de octubre de 2012

La realidad de la sabana.



A veces se cumplen los deseos, pero sólo a veces. Te puedes pasar una vida esperando a que llegue algo que no lo hará porque desconoce la dirección donde mandártelo. Por eso hay dos cosas importantes que siempre hacer. Dejar señales donde vives para que puedan identificarte y si llegas a conseguirlo, no olvidarte nunca de la suerte que tuviste y que como toda suerte se vacía y se llena con el tiempo. Mas lo vivido se queda impregnado en la carne hasta formar parte del mismo cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...