Seguidores

jueves, 19 de julio de 2012

Cosas de la vida.

Siempre he sido de cuchillo y cuchara… porque el tenedor era más cosa de demonios y Neptunos que de personas con ángel viviendo dentro de su nombre. A pesar de todo lo uso de vez en cuando porque mi pasión siempre será la carne sangrante aunque la mayoría de las cosas que puedes disfrutar lentamente vienen en formato de cuchara.

Últimamente también me gustan mucho los palillos chinos, pero es por no hacerlo todo tan sencillo, porque sinceramente la cuchara ha forjado muchos vagos como yo ó también una legión de yonkies de esos que terminas por cruzarte de calle cuando se escurren por la acera en dirección opuesta hacia ti mientras su dosis baja siseándole por las venas.

Y es que desde que mi prima Blanca me hizo su movimiento magistral del uso correcto de una cuchara. Que no es más que:
Taca! Y a comer…

Siempre ha tenido una asociación especial a mi persona sin importar su tamaño ni material. Lo mismo me pone una cucharilla para algunas cosas delicadas como cucharón mientras doy vueltas a los guisos en la cocina. Tampoco discrimino a las paletas a pesar de su escaso volumen en la cabeza… aunque si se trata de beber, podrían darse muchas situaciones diversas por la que terminar bebiendo de un cacillo.

Pero en verdad, yo siempre tendré mi cuchara favorita, como ya la tenía mi abuelo… se vino conmigo de un restaurante, donde la empleaba solamente para batir la carne del tartar con su vinagreta… cuando me fui, prefirió acompañarme en vez de quedarse aburrida en un cajón. Porque sabe que siempre que tengo que hacer algo que me guste aparece ella con su sonrisa de oreja a oreja.

Ahora se ha dedicado a vaciar medias sandías. Siempre comienza arrancándoles el corazón y salpicándolo todo, hasta que da con el blanco de los huesos que esconden sus entrañas. Le gusta escarbar como un perro lo haría si dispusiera de un terreno donde ejercitar su libertad, así que presupongo que ella le da filo a su dentadura hasta convertirse en un cucharillo. Pues no hay cuchara que no se le parezca a su dueño… porque aunque todos comamos a diario, cada cual lo hace a su manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...