Seguidores

sábado, 30 de julio de 2016

Inevitablemente llega.

Por mucho que le busques el lado bueno a las cosas, algunas figuras carecen de ello. Puede que la gires, que des la vuelta al mundo o cambies la perspectiva desde donde miras. Algunos problemas no cambian. Sólo crecen...

Sobrevives un tiempo mirando para otro lado, aceptando tus cartas y quitando hierro al asunto. Pasan los días y los esperados meses. Para cuando te quieres dar cuenta, estas rodeado de una tonelada de ferralla y lo que era un problema, ya parece un alud de mierda que se desplaza hacia donde estas.

Como decía puedes ignorarlo o viéndolo desde el presente combatirlo. Pero a veces, eso ni siquiera es lo más fácil,ni siquiera factible. Es más, posiblemente ocupe la segunda o tercera opción a hacer viable. En ese momento te das cuenta de que no eres tan esencial en el engranaje.

Una polea auxiliar... que gira loca hacia ningún lado.

Pienso prestar batalla al menos un mes más y después dejarme llevar... Si huele a gasolina sacaré una cerilla y le prenderé fuego al mundo. Si suena la flauta, seguiré hasta reunir de nuevo a los cuatro jinetes. Si me tocan los cojones. Tiraré del freno de mano y veré como el accidente sucede, pero controlando la acción.

Toda acción tiene un desencadenante que permanece escondido urdiendo planes con el gato de Schrödinger. Al igual que el felino, nadie sabe lo que se oculta dentro de un dodecaedro de lados opacos. La sorpresa viene dentro y sólo responde a la pregunta adecuada.

Cuando será... se admiten apuestas. Pero todo el que tiene buen olfato, sabe cuando huele a quemado. Después de un buen tiempo en el infierno... no creo que se me haya perdido la idea de el paraíso esta allí donde no permites lo injusto. Hay que tener cuidado con los deseos y con dejar entrar a nadie en una caja sin leer sus pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...