Seguidores

miércoles, 18 de febrero de 2015

Jaque a la reina.



A veces sucede que cuando estas perdiendo la partida, esta gira inesperadamente y te muestra la victoria sin que la suerte empañe el esfuerzo acontecido. Nunca nos han salido del todo bien las cosas, ni tampoco en absoluto nos han ido mal en la mayoría de los asuntos. Quizás con un poco más de justicia hubiésemos rellenado los huecos con algo más de alegría y supongo que madurar no hubiese sido una prioridad en la adolescencia.

Demasiados posibles que hacen incierta cualquier ecuación basada en fechas reales… al final de la cuenta sólo hay un cúmulo de despropósitos erróneos, un montón de incoherencias difíciles de explicar y un absurdo tan contaminado que es despreciable a ambos lados de las coordenadas bajo estudio.

Pero también ocurre que después de todas las caídas y tropiezos, sale el sol un día y en el cielo trinan los pájaros sin que no haya dios que pueda contener su algarabía. Y ahora ese día ha llegado, o sin duda llegará donde celebrar por una vez la felicidad de un hermano no empañe la fiesta con el egoísmo de los días más oscuros jamás contados. Y me alegro porque en verdad todo ejecutado merece al menos un respiro entre una condena y otra, y ahora en su libertad momentánea superar cada obstáculo que la vida te arroje.

Ya no por inercia, sino porque al fin y al cabo, cuando uno toma las riendas, por mucho que le duela al caballo, las cosas se encauzan de tal forma que el tiempo pasa sin pestañear como quien viaja sobre unos raíles bien encerados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...