Seguidores

jueves, 2 de febrero de 2017

Perdón por anticipado.

Deje este mundo olvidado por las luces de otro lugar que me confundía con sus estrellas.

Mucha gente regalando palabras al igual que billetes, regando los oídos con cumplidos sin importar su sinceridad ni el color de sus intenciones. Como en la madriguera del conejo… todos querían capturarte.

Pero pasa el tiempo. Y sigues sin ir hacia ninguna parte.  Permaneces estático, anclado en un mismo punto. Muchas visitas pocas esperanzas… no había rastro alguno de soledad, pero entre tanto bullicio tampoco había silencio.

Pude ver tantas babas juntas que fluían como un rio entre mentiras y argucias para salir victorioso. Precio y cadena para historias que nunca verán la luz. Me olvide de mi casa, de las raíces y del tiempo invertido. Lo cambie como Judas por estrellas y cuando llene la bolsa, me di cuenta que no valían para gran cosa porque el mundo siempre tendrá favoritismo o juegos entre las sombras.

Cuando escribes no buscas recompensa, ni reconocimiento. Simplemente ordenas las palabras hasta que ellas reúnen el sentido.  A veces te asaltan y te hacen escribir a punta de navaja porque ellas saben que las vocales están afiladas. Otras te susurran para que les escuches con atención, pero son demasiado vagas. Nunca les da por escribirse ellas solas. Que se le va a hacer… el mundo no es perfecto. A no ser que intentes hacerlo… y de todos es conocido que clave es que nunca tienes el control.

Así que tecleas, pulsas siguiendo el ritmo, a veces la música es hasta armónica y te lleva lejos… muchos mundos he visitado sin levantarme de un sofá y tantos cuentos como horas de la madrugada he permanecido despierto soñando despierto quizás  todo aquello que despierto no soñaría alcanzar. Y es de esta manera humilde y sin artificios cuando el pensamiento ensambla pedazos de aquí y de allí, puzles incompletos que carentes de lógica terminan abrazándose a otros parecidos, hasta que lo plano toma textura… crece y se dispersa para después concentrarse.

Y no importa cuánto tiempo hayas estado fuera, haciendo otras cosas quizás más importantes en ese momento, pero insignificantes a la larga. Al igual que esto no ira a ninguna parte desconocida. Pero sigue siendo mi estilo, mi forma y mis maneras. Sigue siendo plantarle cara a la guerra con la cabeza alta y el conocimiento de estar en el lugar apropiado. Porque el que no vive no muere…  y el que no lo intenta tampoco es que vaya a conseguirlo a ciencia cierta. Yo he dejado de venderme por estrellas, y si nadie me lee… no habrá pena ni reproches.


Solo será lo que siempre ha sido. Un cuento escrito en braille en los oídos. Taquigrafiado a base de burbujas que estallan a la velocidad de mil imágenes por segundo. Una historia de un fumador que dejo el tabaco para volver a la guerra de los indios que no hacen ruido. De los que viven de noche cazando los sueños que quedan atrapados en las antenas parabólicas como el rocío de madrugada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...