Seguidores

martes, 20 de septiembre de 2016

Tareas pendientes.

Ha llegado la hora como siempre
de completar todas las cosas
antes de que suene el pitido final.

Nunca he tenido miedo, ni arrepentimiento
tampoco duda, ni menos temor.
Cuando todo el mundo se pone la soga al cuello.

Yo sonrío y termino las cosas según su orden
por prioridad, como las preguntas tipo test.
Primero lo que sabes... después lo que titubeas.

Luego le echas huevos y contestas todo lo demás
porque la vida es como un examen que completas
o simplemente esperas a ver el suspenso.

La muerte no entiende de notas ni de excusas
viene a por ti y es más constante que un servidor
no concede plazos ni cobra intereses.

Es tan real como una resaca de domingo en otra casa.

Por suerte aun no me han crucificado y aunque 
pueda oler la madera y vea los clavos esperando
aun puedo aplaudir y levantarme hacia algún sitio.

Donde exista tratado de extradición.

No hay paraíso sin una buena compañía
ni un infierno que se precie sin mi nombre
y mis apellidos. No saben lo que es divertirse.

Ni tampoco terminar las cosas a su hora
no hay piedad, ni segundas oportunidades
es como trabajar para mi, pero siendo invitado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...