Seguidores

jueves, 22 de mayo de 2014

Ralea de las madrugadas.



Suena pi en el reloj y la noche se pone de puntillas a la hora en que todas las brujas ya guardaron la escoba y en cambio las lobas y las zorras continúan de batida. Coloco las ideas y después las desordeno con la mano abierta para que me cueste recordarlas. Si abres las orejas puedes escullar a la noche susurrarte lo que necesitas.

Cuando la mayoría de las personas andan sumidas entre sus deseos y sus sueños yo sigo bailando en silencio por las sombras del salón. No sea que se me acabe la vida mientras duermo y no vaya a enterarme. Aunque en verdad sea porque soy un desterrado más de la madrugada, otro hombre con alma de gato y colmillos de perro. Un mestizo más de la jauría que acampa en la ciudad rebuscando entre la basura.

Ya no me quedan pensamientos lucidos, ni pepitas de oro en el fondo del bolsillo… supongo que las esquilme todas. La pila acabo por agotarse y yo finalmente extermine a ese maldito conejito para guisarlo al oporto porque estaba harto de buscar inmortales en transilvana. Entonces decidí tomar la energía del sol como los lagartos y de la luna como los nenúfares.

Así devenir de los días me convertí en la placa de energía fotovoltaica más completa que a nadie se le pudo ocurrir, sólo que no descanso mucho y me caliento demasiado… quizás muy rápido y en verdad, resisto bien durante largo tiempo porque al igual que el Quijote, no sólo pase los veranos en la mancha.

Sino también el resto del año y eso es como se hace el acero. Calor y frío a partes iguales y en ambos extremos, pero eso si, de la marca de la casa, el extraseco. Porque la humedad me mata en todos los sentidos y realidades. Me sublima y desgasta como una letanía que se repite hasta hacerte salir de la cama.

Igual que el reloj que asustaba al capitán Garfio yo tengo mis propios demonios viviendo dentro, pero escogí vivir al margen del tiempo y sin limitar el espacio. No puedo vivir en el país de nunca jamás porque cumplí la mayoría de edad y en los mundos de juppi se me prohíbe la entrada desde hace años por liarla parda. Y es que no es lógico que alguien te diga. Entra y diviértete… y después no se atengan a las consecuencias para venir con reproches y reclamaciones. En vez de esos deberían haber dicho algo como: Pasa y pórtate bien.

Porque en la hipotética ocasión de no haberlo cumplido, aceptaría de buen agrado las represarías aunque hiciera caso omiso de ellas.

Y es que se puede ser más cuerdo o menos loco, pero hay veces que de madrugada el cansancio se transporta a otro lugar y los ojos se abren como claraboyas de un barco al amanecer llevándose al sueño como si fuera la misma noche. Y entran ganas de bailar hasta quemar el mundo, o beber hasta dejarlo seco. Coger la cama y fundirse con ella hasta desaparecer en piso de abajo o viajar allí donde ningún conocido pueda reconocerte y no hacer nada más que perderse dentro de un espejo después de haber arrasado con las inyecciones de rutina.

Puedes soñar con todo lo que quieras y anheles ó inquietarte con las pesadillas más macabras que ningún sádico maquino en su elucubrada mente… por supuesto descansar placidamente en un estado que esta entre el zen y la paz absoluta. Pero también puedes fabricar cada noche dependiendo del anterior día, con los materiales que quieras y sin usar herramientas que hagan demasiado ruido. Corta, pega, cose y disimula es el talento de los gatos torpes que caminan sin cuidado por las serpentinas y los espinos mientras piensan en la siguiente presa a cazar o cuantos ratones caben apilados en una despensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...