Seguidores

jueves, 29 de agosto de 2013

Chikara.



Nunca terminaba ninguno de sus objetivos porque a su conclusión no le era sencillo encontrar el adecuado y por supuesto no el definitivo, pero si replantaba su bosque con subobjetivos secundarios que daban aventura a un camino abandonado por falta de tiempo.

El poder habitaba dentro de su cuerpo de alguna forma inaudita, bebía de el y compartía su mismo oxigeno… a cambio le daba siempre un extra de algo, para que en los momentos difíciles el trago fuese menos amargo. La vida le golpeo varias veces y sigo levantándose con una sonrisa anclada en las mejillas. Sabía buscarle el lado amable a las cosas y a las perdidas las llamaba futuros reencuentros felices y a las dificultades… simplemente entretenimientos.

Porque se puede salir del mismo entuerto de cien formas distintas sólo interfiere el grado de implicación que merece al respecto. A mayor grado… mejores resultados pero eso, no es ningún misterio. Pero a veces ocurre que la gente se olvida de prestar atención y es entonces cuando pierde el interés por mantenerse firme en seguir progresando o simplificándolo continuar creciendo.

Pensar que a la llegada de la madurez, la sabiduría le acompaña… es creer que todo el monte es orégano sin ni siquiera haber plantado un pie allí ni conocerlo. La historia de cada uno se realiza caminando y no quedándose parado. Y ese todo ese camino conglomerado de buenas, malas y peores experiencias lo que da sentido a las preguntar que aún puedas llegar a cuestionarte.

No hay final hasta que el telón baja y los espectadores que han ido sumándose a la obra de teatro se levantan y se acercan a saludarte y a darte la enhorabuena porque sin entrar en detalles ha sido buena entre comillas, pero a su vez hasta ellos saben más de ti mismo de lo que tu sabes hasta ahora. Algunos percibían cosas en ti y sigues pensando que eras capaz de ocultarles tus maldades sin saber de tu ignorancia… al ellos haber pasado por esa edad muchísimo antes.

Así que a punto de llegar a su spring final toca resarcirse e incluso mejorar la carrera que comenzó a solas, se ha convertido en una competición a la que se le han añadido aficionados. A veces uno es evoluciona conforme aprende que la compañía es una fortaleza y que la experiencia compartida suele ser una herramienta tan útil o más que la mejor guía escrita por alguien que actúa para y por su propio ombligo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...