Seguidores

miércoles, 15 de febrero de 2017

Jerarquía.

Tres primeros no
son mejor que un segundo

si hablas de entrantes

domingo, 5 de febrero de 2017

Origami de fénix.

Deambula por las calles
sin prisa ni demora
acariciando la acera
con el roce de sus pies.

El frío invierno aguarda
en la calle su salida
cual gato a la luna
cualquier madrugada.

No hay reloj ni tiempo
para un insomne
cuando cae la noche
y se vacía su camino

No queda gente
ni buena ni mala
en toda su rutina
de borrar la calle

Para que nada
se encuentre
aquel que pinte
la siguiente mañana.


jueves, 2 de febrero de 2017

Perdón por anticipado.

Deje este mundo olvidado por las luces de otro lugar que me confundía con sus estrellas.

Mucha gente regalando palabras al igual que billetes, regando los oídos con cumplidos sin importar su sinceridad ni el color de sus intenciones. Como en la madriguera del conejo… todos querían capturarte.

Pero pasa el tiempo. Y sigues sin ir hacia ninguna parte.  Permaneces estático, anclado en un mismo punto. Muchas visitas pocas esperanzas… no había rastro alguno de soledad, pero entre tanto bullicio tampoco había silencio.

Pude ver tantas babas juntas que fluían como un rio entre mentiras y argucias para salir victorioso. Precio y cadena para historias que nunca verán la luz. Me olvide de mi casa, de las raíces y del tiempo invertido. Lo cambie como Judas por estrellas y cuando llene la bolsa, me di cuenta que no valían para gran cosa porque el mundo siempre tendrá favoritismo o juegos entre las sombras.

Cuando escribes no buscas recompensa, ni reconocimiento. Simplemente ordenas las palabras hasta que ellas reúnen el sentido.  A veces te asaltan y te hacen escribir a punta de navaja porque ellas saben que las vocales están afiladas. Otras te susurran para que les escuches con atención, pero son demasiado vagas. Nunca les da por escribirse ellas solas. Que se le va a hacer… el mundo no es perfecto. A no ser que intentes hacerlo… y de todos es conocido que clave es que nunca tienes el control.

Así que tecleas, pulsas siguiendo el ritmo, a veces la música es hasta armónica y te lleva lejos… muchos mundos he visitado sin levantarme de un sofá y tantos cuentos como horas de la madrugada he permanecido despierto soñando despierto quizás  todo aquello que despierto no soñaría alcanzar. Y es de esta manera humilde y sin artificios cuando el pensamiento ensambla pedazos de aquí y de allí, puzles incompletos que carentes de lógica terminan abrazándose a otros parecidos, hasta que lo plano toma textura… crece y se dispersa para después concentrarse.

Y no importa cuánto tiempo hayas estado fuera, haciendo otras cosas quizás más importantes en ese momento, pero insignificantes a la larga. Al igual que esto no ira a ninguna parte desconocida. Pero sigue siendo mi estilo, mi forma y mis maneras. Sigue siendo plantarle cara a la guerra con la cabeza alta y el conocimiento de estar en el lugar apropiado. Porque el que no vive no muere…  y el que no lo intenta tampoco es que vaya a conseguirlo a ciencia cierta. Yo he dejado de venderme por estrellas, y si nadie me lee… no habrá pena ni reproches.


Solo será lo que siempre ha sido. Un cuento escrito en braille en los oídos. Taquigrafiado a base de burbujas que estallan a la velocidad de mil imágenes por segundo. Una historia de un fumador que dejo el tabaco para volver a la guerra de los indios que no hacen ruido. De los que viven de noche cazando los sueños que quedan atrapados en las antenas parabólicas como el rocío de madrugada.

Papa

Pedro Jesús es el mejor hermano que ninguna bala perdida pudo tener. Podrías pensar que un revolver daría más juego a esa función. Pero una pistola solo sabe pegar tiros… no entiende de personas ni tiene opinión ni tampoco ideas. Tu padre, sí que las tiene, y aparte son buenas o bastante más coherentes y responsables de lo que yo nunca hubiese elucubrado.

Si a tu padre se le da algo bien,  es cuidar a la gente. Se encargó de protegerme hasta de mí mismo desde sus dieciséis años. Así que a su edad de ahora es como si hubiese criado casi un hijo y medio. Por eso lo cambiaría por nadie del mundo, porque si estoy aquí ahora escribiendo es porque el hizo algo sobre ello.

Es buena persona, duro como el diamante pero flexible como el mimbre. Siempre hace las cosas de buena fe y para él la palabra asertivo es como si de la Biblia se tratase. Se pone en tu lugar con más facilidad que si fuera el mismo. Eso algo que le honra, asi como que siempre tiene tiempo para ti. Por muy poco que tenga, te ofrece algo aunque le venga mal. No sabe decir no. A veces es demasiado bueno, que no tonto.

Porque de eso no tiene ni un pelo, si… al menos tiene más pelo que yo, o que el abuelo… es otra de las cosas en las que nos ha superado, aparte de la carrera. En eso de estudiar, le pasa como a la tía Marta. Su poder de concentración no es maratoniano, ni titánico, ni de dioses. Va incluso más allá. Destila paciencia a base de licuar esfuerzo en estado sólido y mezclarlas con lágrimas, sudor y sangre.

Es un alquimista que no logro convertir en oro las cosas, pero si alcanzar sus metas de forma memorable y envidiable. Cuando yo pienso que me quiten lo bailado, siempre termino recordando que en la excelencia mi hermano me gana la mano. Y no me preocupa en absoluto que nada pueda pasarle, porque siempre ha tenido alergia a la violencia y el desorden.

Si los budistas fueran del infierno de la Mancha en vez del helado Tibet, ninguno hubiese encontrado la paz interior. Pedro Jesús en cambio tiene plantados el doble de campos de los que haya de azafrán en la región. Me aguanto a mí, al abuelo y encima conservo el pelo… No hay nadie que pueda superarle… y si lo encuentras dímelo… y yo me encargo de destruirlo.


Mi hermano…  me hizo el mejor regalo del mundo. Se llama Nuria y es mi ahijada. Tiene sus ojos en una gama más bonita. Y al igual que hizo conmigo, yo tengo que cuidarte a ti. Por eso no importa la distancia, ni lo difícil que sea. Él nunca me dejo por imposible y tú tienes mucho mejor sonrisa de la que yo pude tener. Así que mi dulce niña dale un beso a papa y hazme un favor. Ya sé que no puedes quedarte eternamente como un renacuajo, hasta las ranas deben de crecer. Pero cuídale siempre. No porque sea tu padre, o mi hermano. Sino porque nunca ha sido tan egoísta de pedir para sí mismo. Y a veces algo tan noble se debe de compensar. Dulces sueños princesa pues no hubo ningún rey mejor en castillo alguno.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...